Brazos 'slim fit' - Dr. Brage | Cirujano Plástico
El exceso de tejido en la parte posterior del brazo es una preocupación relativamente frecuente para muchas pacientes que han reducido peso y observan cómo esa zona resiste a todos los esfuerzos de dieta y ejercicio.
carlos, brage, doctor, cirujano, madrid, cirugía plástica, cirugía estética, mujer, top, tenerife, canarias, braquioplastia, lifting, liposucción
16506
post-template-default,single,single-post,postid-16506,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Brazos ‘slim fit’

El exceso de tejido en la parte posterior del brazo es una preocupación relativamente frecuente para muchas pacientes que han reducido peso y observan cómo esa zona resiste a todos los esfuerzos de dieta y ejercicio.

Esta deformidad estética se hace más evidente cuando el brazo se separa 90º grados del resto del cuerpo y el efecto de la gravedad produce un aspecto de “ala de murciélago”. La solución depende de cuál sea realmente el problema: si se trata sólo de un aumento en el depósito de grasa, un exceso de laxitud cutánea o bien una combinación de las dos condiciones anteriores.

LA PIEL ES EL QUID DE LA CUESTIÓN

Cuando el exceso de piel es el protagonista, nos encontramos ante una situación comprometida. Y es que aún no existe ningún método tan eficaz como para eliminar la redundancia de tejido sin dejar cicatrices en el cuerpo. Por lo que la única solución, realmente útil, es “metiendo bisturí” en una zona donde las cicatrices son, por norma general, de pésima calidad.

La intervención recibe el nombre de braquioplastia o ‘lifting’ de brazos, y aunque se han descrito distintas técnicas para intentar localizar la incisión en zonas menos visibles o hacerla más corta, la verdad es que prácticamente ninguna permite conseguir una cicatriz lo suficientemente buena como para alcanzar un resultado estético global excelente.

Si bien existen casos (habitualmente secundarios a bajadas masivas de peso) en los que el beneficio de esta cirugía es indiscutible; en mi opinión, la braquioplastia es una de las cirugías en las que el cirujano plástico debe tener pies de plomo a la hora de indicarla o recomendarla, siendo imprescindible hablar mucho con la paciente y manejar muy bien sus expectativas antes de la cirugía.

Por otro lado,  para aquellas pacientes que no tengan laxitud cutánea o ésta sea mínima la liposucción es una buena opción. Se trata de una cirugía corta, que se realiza a través de pequeñas incisiones, con la que podemos mejorar de forma más o menos eficaz el contorno del brazo. Así mismo, se le puede incorporar ultrasonidos o láser para tratar de ganar mayor retracción cutánea.

·      ·      ·

Los médicos debemos ofrecer soluciones a los problemas cuando el beneficio que creemos aportar supera con creces el riesgo que podría derivarse de nuestra intervención. Me parece fundamental en nuestra profesión mantener la ética por encima de los intereses personales y ser francos a la hora de explicar a los pacientes todos los detalles y las complicaciones de una cirugía. ¡A veces la mejor solución es no operar!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.