¿Necesito una liposucción o una abdominoplastia? - Dr. Brage | Cirujano Plástico
Diferencias entre liposucción y abdominoplastia. ¿Qué necesito?
liposuccion, abdominoplastia, abdomen, grasa, cirugia, estetica
5
post-template-default,single,single-post,postid-5,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,cookies-not-set,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive

¿Necesito una liposucción o una abdominoplastia?

Para contestar a esta pregunta tu cirujano plástico debe realizar una exploración física en consulta, y así determinar qué técnica quirúrgica es la más idónea para tu caso en concreto.

La liposucción y la abdominoplastia son las dos cirugías que podemos ofrecer a nuestros pacientes para mejorar el aspecto del abdomen. En algunos pacientes sólo es necesario realizar una de ellas, y en otros recurrimos a ambas técnicas para conseguir el mejor resultado. ¿En qué nos fijamos los cirujanos plásticos para tomar la decisión adecuada?

Uno de los factores más importantes es la laxitud cutánea. Si hay una notable cantidad de piel flácida, que generalmente se produce después de una pérdida de peso masiva, la abdominoplastia es la elección correcta. Este procedimiento consiste en extirpar un huso de piel y grasa de la parte inferior del abdomen, dejando la cicatriz oculta por la ropa interior del paciente. De este modo, somos capaces de eliminar el exceso de tejido, consiguiendo un abdomen con una tensión adecuada y líneas más naturales.

Por otro lado, los pacientes sin laxitud de piel suelen beneficiarse sólo de la liposucción, técnica menos invasiva (las incisiones tan sólo miden unos 5mm), que consista en extraer lóbulos grasos de la pared abdominal a través de un liposuctor conectado a un sistema de vacío. Tras dicho procedimiento, la piel se contrae y se adapta al nuevo contorno, obteniendo un aspecto suave. Este proceso de contracción se produce de manera espontánea por la inflamación de los tejidos, y el uso de la faja (que siempre acompaña a esta intervención) contribuye. Sin embargo, podemos forzar esta retracción cutánea usando el lipoláser (un liposuctor que a la vez genera pequeñas quemaduras dérmicas).

Otro factor que analizamos es la laxitud muscular. Después del embarazo o de una pérdida masiva de peso, la pared muscular del abdomen queda distendida y los músculos rectos abdominales se separan (diástasis), dando lugar a un aspecto abombado. La reparación muscular se realiza, en los pacientes en los que está indicado, asociada a la abdominoplastia.

No es infrecuente que después de una evaluación cuidadosa, algunos pacientes puedan beneficiarse tanto de una abdominoplastia como de una liposucción. En ocasiones estas dos cirugías se realizan en el mismo acto, lo que recibe el nombre de lipoabdominoplastia.

El enfoque ideal dependerá de la anatomía del paciente, de sus objetivos estéticos, de la experiencia del cirujano, de sus habilidades y de las técnicas quirúrgicas con las que se sienta más cómodo.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.